Nuestra primera escapada familiar a Barceló Cabo de Gata

Me hace especial ilusión compartir este post con vosotros y es que se trata de la primera escapada que hicimos en familia con nuestro peque.

Pasamos unos días de relax y desconexión en el Hotel Barceló Cabo de Gata y os aseguro que no pudimos estar más a gusto y encantados con la elección. Sin duda, una experiencia que disfrutamos enormemente y de la que guardaremos un precioso recuerdo de nuestras “primeras veces” con Cayetano.

Si andáis buscando plan familiar para este verano, no dejéis de leer porque estoy segura que os va a servir de ayuda 😉

Debo confesar que los días previos a nuestra escapada me encontraba un poco inquieta. Sería a ser la primera vez que hiciéramos un trayecto de varias horas en coche con Cayetano y también la primera vez que durmiéramos fuera de casa con él. ¿Se adaptaría al cambio? ¿Disfrutaríamos el viaje o sería un poco trastorno para el peque? Como “buena” mamá primeriza, estaba expectante 😉

Más adelante, me di cuenta que mis inquietudes son las mismas que tenéis muchas de las que me seguís por Instagram ya que mientras compartía con vosotras nuestra experiencia a través de Instagram Stories, me preguntabais qué tal se había adaptado el peque, cómo estaba descansando fuera de casa,… incluso alguna de vosotras me dijo que era una valiente ya que en su caso, no se atrevían a hacer este tipo de plan con su bebé. Y es por este motivo por el que también quiero compartir este post con vosotras. Especialmente para las que seáis mamás de un bebé y no os acabeis de decidir con esto de las escapadas.

Como os decía, la elección del hotel fue inmejorable y es que Barceló Cabo de Gata está pensando para disfrutar en familia aunque he de decir que también había cantidad de parejas disfrutando de unos días de relax. A pesar de ser un hotel grande, prima la tranquilidad y un ambiente relajado, algo imprescindible si vas con un bebé.

Desde que llegamos al hotel todo fueron atenciones y gestos de amabilidad que nos hicieron sentir como en casa. El personal es encantador y siempre dispuesto a ayudar en lo que fuera necesario.

Pero vamos por partes. Empiezo por la habitación. Amplia no, ¡enorme! Un gustazo y comodísima para los tres. Ya sabéis que cuando se viaja con un bebé, inevitablemente se carga con más cosas de las necesarias y si a eso sumamos una habitación pequeña puede ser un caos! Así que la primera impresión al entrar fue genial 😉

Especial mención a la cama. Mi idea inicial era que Cayetano durmiera en una cuna que el hotel nos facilitaría pero al ver esa cama gigante cambiamos rápido de parecer. No imagináis lo bien que descansamos con el peque entre los dos y su carita de felicidad cuando al despertar nos veía a su lado. Quizás os parecerá algo tonto pero esas pequeñas cosas me hacen súper feliz! A muchas de vosotras seguro que también 😉

Lo mismo sucedió con el baño. Todos los detalles cuidados al máximo y por si fuera poco con una bañera, también contaba con un plato de ducha. ¡Una maravilla!

Otro de los placeres de nuestra habitación eran las vistas que tenía. Nuestra terraza justo daba a la zona de piscinas y jardines, con el Mediterráneo de fondo. Ver amanecer desde allí es todo un privilegio.

¿Sabéis que tres cosas que me encantan de los hoteles? La cama, los detallidos del baño y el desayuno (no necesariamente en este orden) ¡y no sabeis como son los desayunos en Barceló Cabo de Gata! Frutas fresca variada, panes de todos los tipos, zumos naturales, todos los quesos y embutidos que imagineis, aceites de todas las clases, frutos secos, incluso chocolate con churros,…¡ y un enorme rincón dulce por el que aún salivo! Por si eso fuera poco, hay una zona donde te preparan al momento tortillas al gusto, tortitas con sirope,… ¡No se me ocurre mejor forma de empezar el día!

Y no sólo el desayuno es una delicia, también el buffet de almuerzo y cena. Cantidad de platos para todos los gustos y necesidades. Ensaladas frescas, mariscos, sopas calientes y frías, pastas y arroces, guisos, gran cantidad de verduras cocinadas, guarniciones variadas,… e igual que en el desayuno, la opción de tomar carne y pescado a la plancha hechos sobre la marcha. Los menús cambian a diario y es genial la variedad de platos que llegan a proponernos no solo en una misma comida sino de un día a otro.

Nosotros llevábamos pensión completa y fue un acierto. Aún así, pensamos escaparnos alguna noche cerca del hotel a tomar algo pero, sinceramente, estábamos tan a gusto y se comía tan bien que nos dió pereza 😉 Y no solo eso, es que además de la zona de comedor interior, el hotel cuenta con una zona acristalada para los desayunos y comidas desde donde puedes disfrutar de las vistas de la zona de piscina y jardines. ¡Es súper agradable comer allí!

Los planes dentro del hotel se adaptan a lo que cada uno busque: para los más pequeños la oferta de actividades es variadísima y muy divertida. Cada día hay organizados múltiples planes para ellos en el Barcy Club, dirigido y amenizado por unos monitores geniales, atentos, que se vuelcan y disfrutan con cada actividad.

El hotel cuenta además con tres piscinas diferentes, en alguna de ellas y a horas concretas podéis animaros con una refrescante clase de aqua gym. Muchos de los huéspedes se animan y es que no puede ser más divertido ese momento!

En nuestro caso , Cayetano es pequeño para esos planes pero  aún así tuvimos una estancia inolvidable para los tres. Hacer la siesta con él en la hamaca, disfrutar de un bañito o simplemente pasar tiempo sin más preocupación que jugar con él me parece un planazo!

Por otro lado, la ubicación del Hotel Barceló Cabo de Gata es inmejorable no sólo por su proximidad al aeropuerto, también por las zonas de alrededor, ideales para pasear en pareja o con los más pequeños. También cuenta con una playa a escasos metros para quienes quieran tener todo a mano.

En definitiva, un hotel comodísimo para viajar con las más pequeños, en el que os sentireis como en casa gracias a las atenciones y trato de todo su personal y en el que desconectar, cargar pilas y disfrutar está más que asegurado 😉

¡Y hasta aquí el post de hoy! Aprovecho para mandaros un enorme abrazo, espero que estéis disfrutando el verano.

ROCÍO.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *